Saltar al contenido

La Sarna En Los Perros

La Sarna En Los Perros. Contagio, Detección, Síntomas, Tratamiento Y Prevención

La sarna en perros es una infección de la piel contagiosa (hay algunas variedades de sarna que no son contagiosas) causada por parásitos externos , los ácaros que se alimentan de los desechos de la piel y sus descamaciones ( piel muerta, sebo… ) y produce una comezón intensa. 

La sarna en perros es una enfermedad de la piel causada por un ácaro llamado Sarcoptes scabiei. Los síntomas pueden variar desde comezón leve hasta picazón extrema y pueden causar problemas graves en la piel de los perros si no se tratan adecuadamente.

Los síntomas más comunes de la sarna en los perros incluyen picazón extrema, comezón, rasguños excesivos, enrojecimiento de la piel, crustas y lesiones. Los perros afectados pueden rascar y morder en áreas afectadas, lo que puede causar lesiones adicionales.

La sarna es altamente contagiosa y puede ser transmitida fácilmente entre perros y otros animales. Los perros que viven en hogares con varios animales, perros que se encuentran con frecuencia en lugares públicos como parques y perreras, y los perros con un sistema inmunológico debilitado son más propensos a contraer la enfermedad.

El tratamiento para la sarna en los perros incluye medicamentos tópicos y orales recetados por un veterinario. Los productos comunes incluyen medicamentos anti-ácaros y medicamentos para controlar la picazón. Es importante seguir las instrucciones del veterinario cuidadosamente y continuar el tratamiento hasta que el ácaro sea completamente eliminado.

Además del tratamiento médico, es importante asegurarse de limpiar cuidadosamente el hogar y la ropa de cama del perro para evitar la propagación de la enfermedad. Es recomendable desinfectar todas las áreas donde el perro ha estado y lavar la ropa de cama y los juguetes del perro a altas temperaturas.

En resumen, la sarna en los perros es una enfermedad de la piel causada por un ácaro y se caracteriza por picazón extrema, comezón y lesiones en la piel. Es altamente contagiosa y puede ser transmitida fácilmente entre perros y otros animales. Es importante buscar tratamiento veterinario y seguir las medidas de limpieza para prevenir la propagación de la enfermedad y asegurar una recuperación completa del perro afectado.

¿La sarna es contagiosa?

Los perros se pueden presentar varios tipos de sarna, aunque no todas son contagiosas. Los tipos de sarna contagiosas son comunes en perros jóvenes o con sistema inmune débil.

La sarna sarcóptica, y por Cheyletiella son contagiosas en los seres humanos, pero los ácaros no sobreviven en nuestra piel, por lo que los síntomas remiten cuando nuestro perro se haya curado.

La sarna otodéctica es contagiosa para perros y gatos, pero no para humanos.

¿Qué hacer cuando un perro tiene sarna?

Para tratar la sarna se suelen dar baños utilizando champús con ingredientes acaricidas, uso de lociones.

El veterinario podría recetar también otros medicamentos como son los antibióticos si ya hay infección y un buen control del entorno para eliminar los huevos que haya en las zonas en las que suela estar el perro (su cama, comedero, …). Si sospechas que tu perro tiene sarna, acude inmediatamente al veterinario.

¿Cómo saber si mi perro tiene sarna?

Hemos de saber como reconocer la sarna para ayudar a tu perro lo más pronto posible, ya que esta se va extendiendo por el cuerpo del perro al progresar la enfermedad.

La sarna es una enfermedad grave y, si no se trata a tiempo, puede tener serias consecuencias para el perro.

Para saber si tu perro tiene sarna, has de acudir al veterinario para que le realice varias pruebas: análisis de sangre, de orina, raspados para obtener muestras de piel o arrancar algunos pelos para examinarlos. Con estas pruebas conseguirá identificar si tiene sarna y el tipo de ácaro que la causa.  

Si tu perro se lame y rasca continuamente produciéndose lesiones o empieza a perder pelo, es posible que tenga sarna.  Pueden aparecer infecciones secundarias por bacterias y levaduras.

Esta enfermedad produce lesiones en el perro, como costras, eritema, inflamaciones, heridas como las picaduras,…deberás estar pendiente de cualquier cabio en tu mascota, no sólo sobre su piel, sino de sus cambios de comportamiento, así podrás prevenir y ayudar a sanar a tu mascota lo más pronto posible.