Saltar al contenido

Cuándo y cómo vaciar las glándulas anales a un perro

vaciar las glándulas anales de tu perro

Miles de perros tienen todos los días problemas con sus glándulas anales. Las glándulas anales pueden ser un problema muy oloroso del que no es agradable hablar pero que tiene una solución muy fácil y económica. Es una parte muy importante de la salud de nuestros perros.

Las glándulas anales son unas estructuras pequeñas ubicadas en los bordes de los esfínteres anales en los perros y algunas otras mascotas. Estas glándulas producen una sustancia aceitosa que los perros usan para marcar su territorio mediante la expulsión de esta sustancia cuando defecan o se frotan en objetos.

En algunos casos, las glándulas anales pueden producir un exceso de sustancia o pueden obstruirse, lo que puede causar dolor, inflamación y una serie de problemas de salud. En estos casos, es importante vaciar las glándulas anales de manera regular y/o en caso de necesidad para aliviar la presión y evitar complicaciones.

Algunos perros pueden tener una mayor tendencia a tener problemas con las glándulas anales, como los perros pequeños, los perros obesos y los que tienen problemas de defecación crónicos. Aunque no todos los perros necesitan vaciado de glándulas anales, es importante estar alerta de síntomas como:

  • Lamiendo o frotando el área anal con frecuencia.
  • Exudado o inflamación en el área anal.
  • Dificultad para defecar o defecar con frecuencia.

Es importante acudir al veterinario para que pueda evaluar si su perro necesita vaciado de glándulas anales. Es probable que el veterinario sugiera vaciado las glándulas una vez al año durante un chequeo regular. El proceso de vaciado de las glándulas anales es un procedimiento rápido y sencillo, y suele ser realizado por el veterinario con una pequeña aguja y jeringa. En algunos casos se recomienda vaciado regular cada cierto tiempo para perros con tendencia a tener problemas con las glándulas anales, esto ayudará a prevenir problemas en el futuro.

Es importante seguir las instrucciones del veterinario y evitar intentar vaciar las glándulas anales en casa, ya que puede ser peligroso para el animal y puede causar más daño que beneficio.

Funciones de las glándulas anales de los perros

Las glándulas anales de los perros se llenan con un líquido con un olor exclusivo y tienen varias funciones, desde lubricar el recto para facilitar las deposiciones hasta dotarle de una identidad única ya que proporciona a cada perro un olor único. Todos sabemos que los perros marcan sus territorios con la orina, pero lo que no todo saben es que también lo hacen con sus cacas.

Sin embargo, si no se vacían correctamente puede ocasionarle molestos problemas de salud que pueden llegar a ser graves, como infecciones que pueden producirse crónicas o abscesos y, en algunos casos extremos, los veterinarios convencionales tienden a extirpar quirúrgicamente las glándulas.

Con sus deposiciones y gracias a estas glándulas, informan a otros perros de su especie sobre su sexo, enfermedades, estatus, temperamento… Por eso vemos a los perros olisquearse el ano y cuando tienen miedo las vacían para disuadir a su enemigo.

Para ayudar a las glándulas anales a funcionar correctamente los perros necesitan tomar mucha fibra.

¿Dónde están situadas las glándulas anales de los perros?

Las glándulas anales están situadas a ambos lados del ano y almacenan en su interior una sustancia que lubrica el ano con cada deposición.

¿Qué perros suelen tener problemas con las glándulas anales?

En general, los perros sanos las vacían sin problemas, puede ocurrir que tengan dificultades para ello, ya sea por la edad, una mala alimentación, la obesidad, el embarazo, traumatismos, infecciones, etc. provocando que puedan obstruirse si no se vacían correctamente, provocando infecciones, quistes o molestias incluso abscesos. 

Hemos de vigilarlo y en caso de que esto ocurra las debemos de vaciar con la ayuda de un veterinario o directamente nosotros. El veterinario puede enseñarnos a hacerlo en casa.

Cómo saber si se produce un mal vaciado de las glándulas anales

Cuando las glándulas anales no se vacían de forma natural durante la defecación se vuelven dolorosas para el perro, les pica o escuece y sobre todo producen muy mal olor. Todo su trabajo empieza con la observación:

  • Se muestra intranquilo y apático.
  • Se ves que tu perro se lame, rasca o mordisquea el culete con frecuencia o lo arrastra por el suelo.
  • Desprende un olor más fuerte y distinto al habitual.
  • Los sacos anales están inflamados.
  • Presenta dolor al defecar.
  • Si tiene fiebre.

¿Tu mascota es ansiosa o demasiado nerviosa?

Si detectas alguno de estos síntomas, hemos de ir al veterinario cuanto antes por si ha provocado un problema de salud y para vaciar las glándulas anales, lo cual es fácil pero requiere de cierta destreza.

¿Cómo y cuándo realizar el vaciado de las glándulas anales?

A continuación os enseñamos una forma sencilla y fácil para vaciar, de forma natural, las glándulas anales.

Deberemos ayudarles a vaciarlas siempre que notemos que tiene líquido acumulado.

Hay que sujetar las bolsas entre el pulgar y el dedo índice (preferiblemente con un guante y un pañuelo en la mano) masajeando desde delante hacia atrás, , lo que no es nada agradable para el veterinario o para nosotros y mucho menos para el perro.

Puede que, si la obstrucción es muy persistente, tengas que meter el dedo en el ano y exprimir así la glándula hacia su apertura para vaciarla aunque en este caso es mejor que lo haga el veterinario. Si se hace de forma incorrecta se podría producir la irritación e infección de la glándula sana. No hemos de vaciar las glándulas a no ser que sea necesario, no como prevención, ya que provocaríamos que generara más  producción de la habitual.

Remedio natural para Vaciar las Glándulas Anales de tu perro

¿Sabias que existe un remedio natural que puede ser la solución para vaciar las glándulas de tu perro? En este vídeo puedes ver cómo vaciarlas.

¿Cómo prevenir los problemas de vaciado de las glándulas anales?

La mayor prevención es darle a nuestro perro una alimentación sana y alta de fibra en función de sus necesidades para evitar el estreñimiento y la obesidad. Además, hemos de vigilar regularmente si el perro siente molestias en la zona anal. 

Algunos perros no pueden vaciar sus glándulas anales si tienen una dieta cruda basada en carne y hueso por una razón muy sencilla: los huesos se disuelven durante el proceso digestivo, así, el calcio sobrante sale en bolitas pequeñas que no expanden bien el ano, provocando que no se vacíen de forma natural sus glándulas. Por lo tanto, la dieta juega un papel muy importante en los problemas de las glándulas anales.