Saltar al contenido

¿Cómo Incubar Huevos de Gallina en casa?

COMO INCUBAR HUEVOS DE GALLINAS

Si queréis saber cómo incubar huevos de gallina en casa para tener pollitos has de saber que puedes hacerlo fácilmente si sigues unos básicos pasos y consejos.

Las gallinas demostraron ser ideales para incubar, pero sólo se pueden poner de 10 a 12 huevos debajo de una gallina.

 Los huevos tardan alrededor de 21 días en convertirse en pollitos.

Lo primero que has de saber es que los huevos del supermercado no te servirán. Has de comprar los huevos en granjas o criaderos, que estén fertilizados de forma natural. 

Los huevos fértiles de manera natural, reducirán considerablemente los riesgos de muerte antes de la eclosión. Las gallinas sanas tienen cifras de fertilidad entre un 55 y 95%. Por su parte, cada huevo fertilizado tiene una taza de eclosión satisfactoria que alcanza 50 a 75%.

Escoge preferiblemente huevos de tamaño mediano, si incubas huevos pequeños los pollitos serán demasiado pequeños  Los grandes, en cambio, podrían tener problemas para incubar y eclosionar.

Si observas que el huevo tiene una forma poco común o irregular no lo escojas para incubar.

Tener clara la raza de gallina que queréis tener.

Los huevos comprados online hacen que la tasa de éxito se reduzca al 50%.

Descarta los que tengan un cascarón muy delgado o con grietas o abolladuras.

Los pollitos serán futuros gallos o gallinas, no podrás saber el sexo hasta que nazcan.

Incubadoras más vendidas en Amazon

Si os habéis decidido a usar una incubadora para empollar os dejo aquí las incubadoras más vendidas en Amazon.

Proceso de incubación

Antes de comenzar el proceso de incubación debemos realizar unas comprobaciones de los huevos para saber si son fértiles, para ello, hemos de revisar cada huevo a contraluz para comprobar que exista un embrión dentro, podemos ayudarnos de una linterna o lámpara unidireccional. Si observas sangre o un punto negro pegado a las paredes de la cáscara no nacerá el pollito.

Después de revisarlos muy bien, hemos de ponerlos en la incubadora rápidamente, si los hemos pedido por internet de algún sitio que esté lejos hemos de dejarlos 24 horas antes en casa antes de meterlos en la incubadora para que se asienten. No se debe esperar más de una semana después que la gallina los ha puesto si queremos incrementar las probabilidades al máximo. Pasado este tiempo, las probabilidades se reducen significativamente. 

Evita los huevos con cáscaras agrietadas o delgadas.

No pongas sólo un huevo en la incubadora, se recomienda al menos 6, ya que no todos nacerán y saldrán tanto gallos como gallinas, además, si sólo nace un pollito este puede morir de tristeza ya que los gallos y gallinas son animales en grupo.

 Es muy recomendable encender la incubadora 24h antes y ponerla a funcionar en vacío, controlando los ciclos de temperatura y humedad para ajustar el ambiente y hacerlo óptimo para la posterior incubación de los huevos. 

Los factores más importantes para una incubación exitosa son:

  • La temperatura que ha de ser la recomendada por el fabricante, normalmente varía entre 37,2°C y 37,8°C, las bajas temperaturas retrasan el desarrollo del embrión y las temperaturas más altas que las recomendadas aceleran el desarrollo embrionario.
  • La humedad óptima y uniforme, podemos medirla con un termómetro, las incubadoras automáticas hacen este proceso automáticamente solas, pero si la tuya es manual, has de estar atento a este punto. La humedad relativa debe ser de alrededor del 60% durante los primeros 18 días de incubación y del 70% en los últimos 3 días para un rendimiento óptimo 
  • La ventilación.
  • El giro de los huevos que ha de ser cada 12 horas.
  • Los huevos tardarán alrededor de 21 días en salir del cascarón. En ese momento empezaréis a notar movimientos y pequeños picotazos, y pasadas 6-12 horas saldrán los pollitos.
  • Evita ayudarles en el proceso de eclosión para evitar causarles lesiones ya que los polluelos podrían verse afectados.
  • Al principio mientras, está adherido aún a la cáscara puede alimentarse de la yema durante unos tres días.
  • Antes de mover al pollito a una nacedora, espera a que se seque al calor de la incubadora.